La #agendaHQC se va de vacaciones, yo no

Verano-Vacaciones. Son dos términos que suelen ir juntos. Pero no siempre es así. Por lo menos para mí.

Encantada de dedicarme a lo que me dedico, de vivir mi pasión por escribir, por transmitir emociones, por contar la vida, por comunicar el valor de muchos, por ayudar a mejorar,… Eso es lo que me gusta y por eso lo hago.

Pero llega el verano y siento que me pierdo muchas cosas. Porque yo sigo trabajando, a ratitos, cuando puedo. Durante sus siestas, mientras que ellos se van con papi a la piscina, o en el ratito que se van con la pandi o simplemente cuando creo que es mejor para todos.

Procuro organizarme y estar ocupada o por la mañana o por la tarde. Pero esa sensación de que siempre me pierdo algo está ahí, nunca se va. “Ayer Elsa se partía de la risa saltando olas” (y yo a 20 minutos tecleando). “Oliver bucea que se las pela” (y yo a 5 minutos escribiendo). “Ángel jugando con su pandi a liebre” (y yo les oigo en el silencio de la noche, desde mi silla).

Esto más que un post es un desahogo, porque lo bueno que tiene escribir es que te aclara, por lo menos a mí. Es como una terapia. Cuando acabe este post, seguro que el nudo que ahora me ahoga se habrá desatado. 

¿A ti te pasa?

A lo mejor a ti te pasa el resto del año, menos ahora en tiempo de vacaciones. Pues disfrútalo mucho mucho. Porque como sabes, al final hay una renuncia de por medio. He tenido la GRAN SUERTE de estar para mis tres hijos desde que nacieron. Fue mi elección. Aunque siempre activa, pendiente, formada, con muchos intereses e inquietudes… pero con ellos.

Desde hace ya un tiempo me abro camino por mi cuenta, emprendo algo nuevo. Me gusta porque me da flexibilidad. Y eso me encanta. Cuando están malitos, por ejemplo. Qué tranquilidad saber que puedes estar ahí, a su lado y que no tienes que estar a las 9 de la mañana en ningún otro sitio. Pero por otro lado, al trabajar desde casa siempre estás liada. Cualquier ratito es bueno para sentarte delante del ordenador. En esto tengo mucho que aprender, a saber gestionar mi tiempo.

Pues eso. Que yo no tengo vacaciones. Que disfruto de otras muchas ventajas de trabajar por mi cuenta, pero ahora en vacaciones me gustaría eso, ESTAR DE VACACIONES y compartir esas siestas, esos helados, esos saltos en las olas, esos baños en la piscina… y disfrutar de todos y cada uno de esos momentos únicos.

Aun así doy GRACIAS al Universo por hacer lo que hago. Pero SÍ, me gustaría no perderme nada de sus veranos.

¡Hala! ¿Sabes qué? Que ya no tengo nudo. 

Y después de este desahogo os digo que la #agendaHQC se va de vacaciones, pero ya sabes que yo no. Así que, aunque hay poquitos planes para formar una agenda, sí seguiré activa por Facebook para compartir cositas interesantes que seguramente habrá en Salamanca este verano. Por aquí se nos acaban los días en la playa. El domingo volvemos a casita. 

Disfruta mucho del verano, de ti, de tus hijos, de tu trabajo y de tus vacaciones.

Y sobre todo, disfruta de cada momento que la vida te regala.

¡FELIZ VERANO!

 

Back to Top

A %d blogueros les gusta esto: